four days in Riyadh

El camino hacia la Arabia moderna

Cuatro días en Riad

Guardar en mis favoritos Guardado en mis favoritos

En pleno corazón de Arabia Saudí, en la región de Najd, se alza Riad, la capital, una ciudad que combina lo antiguo y lo moderno, cuna histórica del reino y principal apuesta para convertirse en una metrópolis del siglo XXI. La historia y el patrimonio cobran vida de la forma más moderna posible en Riad. 

Heart of History

Fortaleza Al Masmak

Los lugares de interés histórico esparcidos por la ciudad y en las afueras cuentan la historia del nacimiento de la nación. La fortaleza Al Masmak, una ciudadela de adobe y arcilla de 150 años de antigüedad que destaca entre todos esos lugares en medio del casco antiguo de la ciudad, es un símbolo que nos recuerda el pasado saudí. Hoy en día funciona como museo, el punto de partida ideal para empezar a conocer Riad.

The Carpet Market

Zoco Al Zal

Para conocer bien cualquier ciudad árabe hay que recorrer de punta a punta su mercado. El zoco Al Zal de Riad ofrece artesanías tradicionales, especias e incienso, ropas tradicionales, antigüedades y un montón de tapices y alfombras tejidos a mano.

Arc of Arabia

Museo Nacional de Arabia Saudí

El Museo Nacional de Arabia Saudí nos cuenta la evolución del reino desde la era prehistórica hasta nuestros días a través de ocho galerías alojadas en un edificio moderno. Las colecciones permanentes y las exposiciones temporales son toda una experiencia evocadora para los amantes de la cultura. Para evitar las multitudes, visite el museo entre semana. 

Eat Like a Local

Restaurante Najd Village

En Riad hay restaurantes de todo tipo, desde puestos de comida callejera hasta locales elegantes. Pero si lo que busca son platos tradicionales, la mejor opción es el restaurante Najd Village. Sus platos, preparados por talentoso chefs de la zona, prometen un festín inolvidable y un ambiente auténtico, lo mejor de la comida local.

Heart of Heritage

Diriyah

Si hubiera un epicentro del patrimonio, la histórica Diriyah merecería dicho título. Sus numerosos barrios, como Al Bujairy y Al Turaif, cuyas ruinas fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2010, son un precioso ejemplo de la arquitectura tradicional de la región. Se trata del lugar donde nació el primer estado saudí, histórico punto de encuentro de peregrinos y comerciantes, y hogar del proyecto de patrimonio más ambicioso del reino. Visitar Diriyah supone revivir el pasado y ver qué deparará el futuro.

Stand on the Edge

El Fin del Mundo

En la era de las redes sociales, nada cotiza tanto como el escenario perfecto para una publicación, y no encontrará mejor lugar que El Fin del Mundo, es decir Jebel Fihryan, a 90 km a las afueras de Riad. Forma parte de la inmensa escarpa de Tuwaiq, que alberga un montón de rutas para ir a pie hasta la cima, donde esperan unas vistas imponentes. Imprescindible el todoterreno, un buen GPS y el equipo adecuado, ya que también se organizan noches de acampada.

The Stars Shine for You

Acampada bajo las estrellas

Cuanto más se aleja uno de la ciudad, mejor se ven las estrellas. Acampar tras una ruta de senderismo por El Fin del Mundo supone contemplar un espectacular cielo estrellado.

The Little Blond Village & Beyond

Ushaiger: un pueblo histórico

A poco más de 200 kilómetros al noroeste de Riad se encuentra el pueblo histórico de Ushaiger, donde se establecieron los beduinos hace más de 1.500 años y todavía habitado a día de hoy. En contraste con la trepidante Riad, Ushaiger goza de un ritmo más lento y un encanto único y especial. Pasee por su laberinto de callejones estrechos, senderos con sombra y casas de adobe, un ejemplo espléndido de la arquitectura de Najd, con sus particulares ventanas triangulares y sus puertas de madera talladas con intrincados diseños.

Puede completar la excursión con una parada en el mercado del Museo Halwa y en la Casa Patrimonio Subaie de Shaqra para conocer a fondo la antigua Arabia.

Bedouinism – An Experience

Experiencia beduina

La cultura de los beduinos, los habitantes más antiguos de Arabia, ha ido evolucionando durante siglos y en muchos países. Un día en el desierto nos permite conocer parte de este mundo nómada: sus hogueras, campamentos y el silencio del cielo estrellado. Quienes busquen algo más emocionante, podrán disfrutar de actividades como senderismo y descenso de dunas en tabla y en todoterreno.

Imite a los beduinos y pase la noche al aire libre para descubrir todos los secretos del cielo. 

Viaje de forma responsable

Viaje de forma responsable