Viajar en el mes sagrado

Ramadán en Riad

Guardar en mis favoritos Guardado en mis favoritos

Visitar Riad en el mes de Ramadán es una oportunidad increíble para conocer de cerca la vida y la cultura local en una época del año diferente a cualquier otra. Puede ser el parpadeo de una farol de cobre fanus, el aroma dulce de la madera de agar quemándose o el ruido sordo del tambor de un musaharati… las celebraciones de Ramadán presentes en toda la ciudad de Riad incluyen una mezcla de tradiciones que proceden de lugares como Hiyaz y la provincia Oriental, y de incluso lugares más lejanos del mundo árabe. Aquí tiene algunos de los aspectos más interesesantes de la ciudad en Ramadán. 

 

¿Qué es el Ramadán?

El mes sagrado de Ramadán, que tiene lugar en el noveno mes del calendario islámico, empieza tradicionalmente cuando se observa el primer cuarto creciente de la luna. Da lugar a un mes de ayuno, uno de los cinco pilares del islam, para señalar el momento en el que el profeta Mahoma (s.a.w) recibió su primera revelación del Corán. Durante este periodo, los musulmanes no comen ni beben desde el amanecer hasta la puesta de sol para ejercitar la disciplina espiritual y favorecer la reflexión y la contemplación. Además de ser un mes espiritual, también se destaca la caridad y la donación, así como la familia. En esta época, tradicionalmente, los musulmanes pasan más tiempo con la familia y los amigos. 

 

La fiesta de Eid Al Fitr marca el final del Ramadán y es un día festivo en el que la mayoría de los negocios y escuelas cierran por las celebraciones. 

Sample alternative image text

Un día de Ramadán típico

Aunque se anima a aquellas personas que visiten el reino a que se integren en el ambiente que gira en torno a la solidaridad, la comunidad, la familia y la fe, siempre es buena idea planear cualquier viaje teniendo en cuenta cómo cambia la vida diaria de la ciudad durante el mes sagrado. 

 

Como el ayuno (conocido como sawm) se observa desde el amanecer hasta el atardecer, las rutinas típicas de Riad cambian. El horario de apertura de los negocios suele ser más corto que lo habitual, abren más tarde y cierran antes, y la mayoría de los restaurantes cierra durante las horas de luz diurna. No se espera que las personas no musulmanas que visiten Arabia Saudí ayunen y lo más probable es que los restaurantes de los hoteles sigan sirviendo comida. No obstante, se debe evitar estrictamente comer, beber y fumar en público desde el amanecer hasta la puesta de sol para respetar a aquellos que ayunan durante ese periodo. 

 

Todo esto supone que a las jornadas diurnas aletargadas les sigue un hervidero de actividad cuando se pone el sol, momento en el que el muecín llama a la oración y el ayuno se rompe con la alegre comida llamada iftar, mientras Riad cobra vida con todo tipo de delicias culinarias y festividades en los barrios. 

 

Tenga en cuenta que cuando más concurridas están las carreteras de Riad es minutos antes de la oración del Maghrib, ya que la gente corre a romper el ayuno. Si quiere reservar mesa en un restaurante, hágalo con bastante antelación. 

 

El motivo es que aquellos que no acojan en su casa a familia y amigos acudirán a todo tipo de cafeterías, restaurantes y tiendas de Ramadán. En la época de la caridad y de las buenas acciones, miles de riadíes se dirigen a las mezquitas con platos caseros para compartirlos con la comunidad. En esta época, los más jóvenes suelen preferir los istiraha: chalets alquilados donde los amigos se reúnen para comer, beber y jugar a algo. 

Sample alternative image text

Las celebraciones del Ramadán

Para disfrutar plenamente de todo lo que ofrece el Ramadán en Riad, los visitantes tienen que ser aves nocturnas. Los restaurantes y centros comerciales como el Riyadh Gallery Mall y el Al Nakheel Mall suelen abrir pronto al atardecer y siguen operativos hasta las primeras horas de la mañana, antes de la comida previa al amanecer, llamada suhoor.

 

Los alegres zocos de Riad brillan bajo farolillos blancos y banderines de colores. El zoco Al Thumari, situado en el corazón de la antigua Riad, cerca de la fortaleza Al Masmak, suele recibir a aquellos en busca de ingredientes, regalos y ropa para las celebraciones de Eid, que marcan el final del Ramadán. Si quiere sacar una sonrisa de los comerciantes y vendedores ambulantes, salúdelos con la frase «Ramadan Mubarak», que significa «bendito» o «feliz» Ramadán. 

 

Para probar comida tradicional saudí como carne de camello, sambusa y sopa shorba, busque las docenas de tiendas de Ramadán que surgen en toda la ciudad, incluidos muchos hoteles y complejos como el Hilton, el Marriott, el Movenpick, el Four Seasons, el Fairmont y el Al Faisaliah. 

 

Las luces de neón de la calle Tahlia atraen a las generaciones más jóvenes de Riad con su amplia gama de restaurantes que brindan la oportunidad de romper el ayuno con gran variedad de cocinas internacionales, como estadounidense, europea, india y asiática. 

 

Al oeste de Riad, en la histórica Al Diriyah, se encuentra el parque patrimonial Al Bujairi. A la zona, con sus amplias zonas verdes, palmeras iluminadas y vistas espectaculares al palacio y las ruinas, suelen acudir las familias para disfrutar de mágicas noches de Ramadán. Es uno de los mejores lugares de Riad, junto al parque Rey Abdullah y el estadio internacional Rey Fahd, para ver los fuegos artificiales de Eid y disfrutar del ambiente agradable y festivo. 

Viaje de forma responsable

Viaje de forma responsable