La fábrica de rosas de Taif

La ruta del aroma

Taif: las rosas más apreciadas del mundo

Guardar en mis favoritos Guardado en mis favoritos

Cada primavera, la ciudad de Taif se tiñe de rosa y rojo. Primero, los rosales florecen en el valle de Wadi Maram, después más arriba, en Al Hada, y finalmente a 2.500 metros, en Al Shafa, las montañas que hay al sur de la ciudad. Debido a la altitud en la que se cultivan, estas delicadas maravillas de 30 pétalos y perfume intenso son algo más frescas que las rosas de Damasco tradicionales. Es más, son parte esencial de la economía e identidad de Taif.

En la llamada Ciudad de las Rosas, más de 900 granjas de rosas producen más de 300 millones de flores cada primavera. La cosecha se lleva a las fábricas de la ciudad y se destila para producir uno de los aceites de rosas o attar más caros del mundo, además de agua de rosas, que se mezcla para crear los perfumes de las marcas de lujo como Givenchy o Jimmy Choo.

Un rincón del animado parque Al Rudaf se transforma en un pueblo de rosas una vez al año. En este asombroso escenario se presentan bailes, obras y exposiciones dedicadas a las rosas, así como muestras de los agricultores y productores de rosas. Además, hay zonas del parque cubiertas de alfombras de flores. 

¿Dónde está la fábrica de rosas de Taif?

¿Dónde está la fábrica de rosas de Taif?

La fábrica de rosas Al Gadhi, no muy lejos del centro de Taif, es una de las fábricas de rosas más antiguas y grandes de la ciudad. Está abierta al público en la temporada de cosecha, desde principios de marzo hasta finales de abril, cuando los turistas pueden ver a los agricultores de la zona haciendo cola en el exterior para que les pesen sus pétalos de rosa en básculas antiguas.

Los 100 alambiques tradicionales de cobre de la fábrica, situados bajo un tejado de chapa, están en casi constante funcionamiento en esta época. Cada alambique destila decenas de miles de pétalos al mismo tiempo para producir unos pocos litros de agua de rosas y, en un buen día, un poco de aceite de rosas, solo 12 gramos, pero que alcanza un valor de hasta 1.600 SAR (casi 430 $). En una temporada, un equipo de 15 podría llegar a procesar casi 100 millones de pétalos de rosas, trabajando prácticamente las 24 horas. En la sala central, donde se recibe a los visitantes bajo vidrieras de colores y lámparas de araña, el suelo se suele cubrir con una gruesa capa de pétalos de rosas.

 

La historia de la fábrica de rosas de Taif

La familia Gadhi ejerce aquí su actividad desde hace casi 100 años, en los que ha ido perfeccionado un proceso centenario pero notablemente delicado, especialmente cuando se trata de obtener el aceite puro que muchos consideran el mejor de Taif. En los años setenta y ochenta, el rey Khalid bin Abdulaziz, soberano de Arabia Saudí, compraba el aceite de toda la temporada. Hoy en día, los visitantes de los Emiratos Árabes Unidos pagan grandes sumas por litros de aceite de rosas puro de Al Gadhi, considerado un obsequio que muestra el máximo respeto en la cultura árabe. Una tola de aceite de rosas también es uno de los recuerdos tradicionales que se llevan los peregrinos que viajan a La Meca, donde la Esquina Yemení de la sagrada Kaaba se perfuma con este aroma.

La razón por la que las rosas son tan especiales aquí es, en cierto modo, un misterio de la naturaleza. Se dice que en algún momento después de mediados del siglo XIV las trajeron desde los Balcanes y Turquía comerciantes y empresarios que querían cultivar rosas cerca de La Meca. Las semillas no son diferentes de las que se cultivan en Turquía, Bulgaria, Irán o India, pero el microclima de la elevada Taif da lugar a pétalos especialmente aromáticos. Este aroma sigue perfumando el aire de las mañanas de primavera en Al Hada y Al Shafa, cuando los agricultores se despiertan antes del alba para recoger las rosas con linternas, porque una exposición excesiva al sol reduce el aroma de los pétalos.

Una forma mágica de alquimia es la responsable de determinar si las rosas producen aceite. Incluso cuando los pétalos se destilan en alambiques sellados como los de la fábrica Al Gadhi, no hay ninguna garantía de que se vaya a producir aceite de rosas.

Agua y aceite de rosas de Taif

Agua y aceite de rosas de Taif

Aquellos que quieran comprar aceite o agua de rosas pueden hacerlo en la fábrica de rosas Al Gadhi o en su pequeña tienda del mercado central de Taif, donde una botella pequeña cuesta unos 50 SAR (alrededor de 13 $). La tienda la suelen atender Omar y Abdullah Al Gadhi, dos de los cinco hermanos de la segunda generación de dueños de Al Gadhi. Enfrente hay un pequeño local de Al Kamal, otra antigua familia productora de rosas con fábrica en Al Hada y que produce de todo, desde lociones a jabones, pasando por ambientadores, pañuelos perfumados y perfumes de su propia marca elaborados con attar. Alberga una pequeña cafetería que sirve té de rosas y un jardincillo con rosales que llegan a la altura de las rodillas.

También se pueden visitar las pequeñas granjas de la zona acompañado de guías locales como Khalid Sherbi, con un inglés tan impecable como lo es su conocimiento de su ciudad natal. «Taif es al mismo tiempo una de las ciudades más grandes y acogedoras de Arabia Saudí. Lo que más me gusta de Taif es la diversidad que hay en una sola ciudad: diversidad en agricultura, bailes folclóricos, vestimentas e incluso acentos. Y, por supuesto, la diversidad geográfica. Tenemos montañas, valles, colinas y desiertos a solo 50 kilómetros de distancia entre ellos».

Ya sea entre los albaricoqueros del valle de Wadi Mahram o en las altas cumbres de Al Shafa, se puede ver todo lo que está implícito en el aroma de las famosas rosas que fascinan a peregrinos, jeques y reyes por igual.

 

Horario de la fábrica de rosas de Taif

La fábrica de rosas Al Gadhi abre de 09:30 a 14:30, de domingo a jueves. Las tiendas de Al Gadhi y Al Kamal del zoco de Taif abren de 09:00 a 14:00 y de 16:30 a 23:00, de sábado a jueves.


Lea nuestra guía de Taif para conocer más lugares interesantes.

Viaje de forma responsable

Viaje de forma responsable

Gire su dispositivo.
La ventana es demasiado pequeña. Amplíela para una mejor experiencia.