Une ère révolue

Un tiempo pasado

El ferrocarril del Hiyaz

Guardar en mis favoritos Guardado en mis favoritos

El que fue el gran ferrocarril del Hiyaz, construido originalmente para trasladar a los peregrinos musulmanes de Damasco a las ciudades santas de La Meca y Medina, acabó en ruinas en menos de dos décadas. Sus descoloridos restos todavía se ven hoy en día, cruzando sin rumbo la zona noroccidental de Arabia Saudí, en forma de raíles enterrados, estaciones abandonadas y locomotoras oxidadas. 

 

La línea férrea se construyó principalmente para comunicar Constantinopla y la región del Hiyaz de Arabia Saudí, hogar de los sitios más sagrados del Islam, y para acortar el viaje de los peregrinos del hach. La línea, que se empezó a construir en 1900, cubría los 1.600 km de Siria a Medina en 1908, aunque el último tramo previsto hasta La Meca nunca se llegó a realizar. 

 

Durante la I Guerra Mundial, T. E. Lawrence y sus aliados árabes atacaron varios tramos de la línea y en 1918, tras menos de dos décadas desde el inicio del proyecto, la línea estaba en ruinas. La vía fue extraoficialmente abandonada en 1920.

 

Los restos del ferrocarril del Hiyaz

Los restos más accesibles del ferrocarril se encuentran en Medina y Tabuk, donde se construyeron las estaciones más grandes, que han sido restauradas. Se han añadido locomotoras y centros de información para que los visitantes puedan sumergirse en la breve y triste historia del ferrocarril. 

 

El museo, alojado en una antigua estación de estilo eduardiano, alberga un verdadero tesoro de objetos, manuscritos y fotografías de una época pasada; algunos de la era del ferrocarril y otros de mucho antes. Más al norte, en Tabuk, se halla una de las estaciones mejor conservadas, que incluye una locomotora restaurada y un vagón de mercancías, así como otras reliquias de la época. 

Sample alternative image text

Estación del ferrocarril del Hiyaz 

 

Si busca una experiencia más sugerente, necesitará un todoterreno y un mapa. A una hora en coche al noroeste de la carretera Medina - Al-Ula se encuentra la estación de Al Buwayr, donde podrá ver un tren casi entero y varios vagones, así como los restos en ruinas de una estación y un fuerte, utilizado por los soldados para proteger la vía. La zona está cercada, pero el sitio se ve claramente. 

Por último, no se pierda las ruinas de Huraymil. Una vez llegue a las afueras de la localidad, tome la carretera que atraviesa las montañas durante unos 4 km. Allí se encuentran los restos de otra estación y un fuerte, y la estructura oxidada de una enorme locomotora, volcada en la arena.

Vestiges du chemin de fer du Hedjaz

Viaje de forma responsable

Viaje de forma responsable