Museo Fátima para el Patrimonio de la Mujer Asiri Museo Fátima para el Patrimonio de la Mujer Asiri

Los hogares sureños irradian vida

Museo Fátima para el Patrimonio de la Mujer Asiri

Guardar en mis favoritos Guardado en mis favoritos

 

Tan pronto como veas los grabados del arte Al-Qatt Al-Asiri en el Museo Fátima para el Patrimonio de la Mujer Asiri, te sumergirás en el sentido de belleza, como las inscripciones y las decoraciones geométricas, con sus colores brillantes y dimensiones culturales, el esplendor del toque artístico de la mujer Asiri, y la estética de sus obras abstractas que fueron trasladadas desde los muros radiantes de las casas del sur a la internacionalidad, para ser incluidos en la lista del Patrimonio Inmaterial de la UNESCO.

El Museo Fátima para el Patrimonio de la Mujer Asiri presenta a sus visitantes la estética de Al-Qatt Al-Asiri, destacando su historia auténtica, a través de un videoclip dentro de la sala del museo, que está llena de colores naturales.

Museo Fátima para el Patrimonio de la Mujer Asiri Museo Fátima para el Patrimonio de la Mujer Asiri

Documentando el significado en las inscripciones de Qatt al-Asri

 

Las decoraciones artísticas en el Museo Fátima para el Patrimonio de la Mujer Asiri muestran los elementos estéticos y las connotaciones simbólicas provenientes de la memoria de la identidad del sur, donde el triángulo representa a la mujer, y el cuadrado simboliza el sello del Sagrado Corán, en referencia a la importancia de la dimensión religiosa de la comunidad local, mientras que las inscripciones de peines alineados uno al lado del otro en longitudes individuales revelan la esencia de las relaciones humanas basadas en el principio de igualdad.

Museo Fátima para el Patrimonio de la Mujer Asiri Museo Fátima para el Patrimonio de la Mujer Asiri

Una creatividad renovada por la naturaleza

 

La creatividad de la mujer Asiri se muestra en la extracción de colores vivos de las reservas naturales en la región de Asir; el viaje de las pioneras de Al-Qatt Al-Asiri comienza en extraer el color verde de la alfalfa, pasando por el color negro extraído de carbón y amarillo de la cúrcuma. Para terminar, se mezcla cada color con goma arábiga, hasta que toma una forma consistente y un color duradero en las paredes de los hogares sureños que irradian vida.