Al Ahsa: el oasis más grande de Arabia

Al Ahsa: el oasis más grande de Arabia

Guardar en mis favoritos Guardado en mis favoritos

Si busca escapar de la ciudad y disfrutar de un lugar más histórico, ponga rumbo a Al Ahsa, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y ubicado en la Provincia Oriental. La zona se caracteriza por sus increíbles y verdes palmeras, su profundo silencio y su ambiente, deliciosamente tranquilo. Los 30 millones de palmeras, que conforman el mayor cultivo de dátiles del mundo, harán que se sienta uno con la naturaleza. Aquí se producen algunos de los dátiles Khalas más dulces de Arabia, muy conocidos por su textura pegajosa.

Montaña de Al Qarah Montaña de Al Qarah

Una de las estructuras más emblemáticas de Al Ahsa es la majestuosa montaña de Al Qarah, conocida por sus sorprendentes cuevas de cal, que dibujan el escenario ideal para pasar un día en familia. A diferencia de otras cuevas de Arabia, han sufrido procesos de meteorización subaérea que han otorgado una forma muy peculiar a su estructura. Toda una maravilla natural que no puede faltar en su itinerario.

Fábrica de cerámica artesanal Dougha Fábrica de cerámica artesanal Dougha

Enclavada entre las cuevas de la cara occidental de la montaña de Al Qarah, se encuentra la fábrica de cerámica artesanal Dougha, en la que se muestra cómo este arte ha pasado de una generación a otra y se acerca al visitante a las costumbres y tradiciones de la región.

Palacio de Ibrahim Palacio de Ibrahim

Al Ahsa, un lugar cargado de historia, es conocida por ser la residencia del monarca fundador de Arabia Saudí, el rey Abdulaziz. La casa Al Mulla incluye todas las pertenencias del rey, incluso algunas piezas clave de su armario, e invita al visitante a disfrutar de un viaje al pasado. Otro lugar de interés cultural que no se puede perder es el Palacio de Ibrahim, en el centro de Al Ahsa, que fue construido bajo el Imperio otomano en 1521.  

Compre recuerdos en el mercado de Al Ahsa, un zoco local repleto de detalles de la zona, desde oud hasta abayas, y otros artilugios que guardará siempre como tesoros.