Un prodigio del arte y la arquitectura

Descubrir la cultura de Yida

Guardar en mis favoritos Guardado en mis favoritos

Ninguna ciudad saudí es tan variada como Yida, como queda ampliamente reflejado en su ilimitado panorama cultural. Se ve, por ejemplo, en las emblemáticas esculturas de artistas como Joan Miró y Henry Moore que salpican el paseo marítimo o en las interesantes obras de artistas saudíes contemporáneos que se exponen en la Athr Gallery. También se ve en la galería Darat Safeya Binzagr, el trabajo de toda una vida de Safeya Binzagr, artista de Yida y la primera mujer saudí en exponer en solitario allá por 1968.  

 

Yida también es una ciudad en casi constante reinvención. En Al Balad, posiblemente el barrio histórico más evocador del reino, se están restaurando las antiguas casas de coral y están apareciendo nuevas galerías centradas en el patrimonio histórico, talleres de ebanistería y cafeterías en edificios que antes estaban en ruinas. Mientras que el laberíntico zoco Al Alawi de Al Balad nos transporta al pasado, las tiendas de Gucci y Prada en forma de caja de la zona comercial Boulevard que hay al norte parecen llegadas del futuro. Esto es Yida: un complejo tapiz de historia y cultura, de la región de Hiyaz y más allá, pero siempre con la mirada puesta en el mañana. 

Imprescindibles

  • Nasseef House

    Casa de Nassif

    Esta preciosa mansión de coral de 106 habitaciones está situada en una plaza en el corazón de Al Balad y fue construida en 1881 para el rico mercader Omar Nasseef Efendi. En 1925 acogió a Abdulaziz Ibn Saúd, quien se convertiría en el primer rey de la Arabia Saudí unificada. La casa, con sus ventanas roshan con celosías, sus salas en la azotea y sus anchos huecos de escaleras por los que solían subir los camellos, es ahora un fascinante museo y portal al pasado del reino.

  • Abdul Raouf Khalil Museum

    Zoco Al Alawi

    Piérdase en el laberinto de callejones del zoco Al Alawi de Yida. Delimitado por las murallas del centro histórico, este es uno de los mercados tradicionales más grandes de Arabia Saudí y todo un hervidero de colores, aromas y sonidos. Pasee sin rumbo por los pasillos para descubrir tiendas y puestos repletos de productos a buen precio —las especias, el incienso, las telas y las joyas son solo la punta del iceberg—, o carritos con deliciosos bocados. El zoco es particularmente fascinante cuando se pone el sol y se escucha la llamada a la oración por sus callejuelas. 

  • Jeddah’s floating mosque

    La mezquita flotante de Yida

    La Mezquita Al Rahma de mármol blanco y su emblemática cúpula de color azul claro destacan sobre el mar Rojo. La mezquita, construida en 1985, se ha convertido en uno de los lugares de culto más queridos de la ciudad. La mezquita se sostiene sobre pilotes blancos que, con marea alta, dan la impresión de hacerla flotar. Su interior circular es un hermoso homenaje al diseño geométrico islámico tradicional, que también se refleja en las vidrieras de colores y los intrincados patrones de azulejos. Orar aquí, antes de que el sol se ponga sobre el mar Rojo, se ha convertido en un ritual esencial para los peregrinos, pero la mezquita flotante de Yida también es uno de los destinos favoritos de los turistas.

Descubra otros destinos

Viaje de forma responsable

Viaje de forma responsable

Gire su dispositivo.
La ventana es demasiado pequeña. Amplíela para una mejor experiencia.