Cada día es el Día de la Madre Cada día es el Día de la Madre

Planee su escapada cosmopolita perfecta

Cada día es el Día de la Madre

Guardar en mis favoritos Guardado en mis favoritos

Queridas madres del mundo: se merecen un descanso. Es hora de dar un paso atrás, parar y respirar. Tómense un momento para salir ahí afuera y descubrir lo mejor que la ciudad tiene para ofrecerles.

Empiece el día disfrutando de un brunch con sus amigas en alguno de los sitios que ofrecen exquisitos menús de la ciudad. Si le apetece comida casera, acérquese al Tameesa, famoso por sus especialidades de desayuno, que incluyen shakshuka (huevos revueltos), foul (judías) y kebdah (hígado), y un poco del clásico té Karak. En caso de preferir el típico brunch con tostadas, batido y café, puede visitar el Ohayou o el Opla. Los amantes de lo artesanal no pueden perderse el Flour and Firewood.

Por la tarde, entréguese al placer de una sesión de spa en el Al Faisaliah Spa by ESPA. Para disfrutar de una manicura, elija el Shi Nail Spa o el Four Nail Spa. El Hot Stone Spa es ideal para exfoliaciones completas y un rato de desconexión en el hammam.

Bowling Bowling

Pero también hay opciones para los espíritus más inquietos: saque su parte competitiva y juegue una partida de bolos en el Universal Bowling Center o el Yalla! Bowling del Riyadh Park y, cuando termine, acérquese a la parte trasera de la bolera y regálese una descarga de adrenalina en la zona de “karting” del Magic Planet. Para sesiones privadas, las mejores opciones son el DOOS Karting y el Dirab Motor Park.

Un fin de semana de desconexión Un fin de semana de desconexión

Supongamos que lo que busca es un fin de semana de desconexión. El complejo Luthan Hotel and Spa es el lugar ideal para disfrutar de un pequeño retiro con la melena suelta y todos los cuidados que se merece.

Nada como tomarse un té relajante por la tarde. La ciudad alberga muchos salones de té, como el Four Seasons, el Tea Club o el The Secret Garden, en los que soltar tensiones y saborear una buena taza de delicioso té.

Para disfrutar de un tranquilo atardecer, puede preparar una cesta de picnic o la barbacoa y dirigirse a alguno de los lagos o presas de la ciudad. El embalse de Salbukh y el lago Namar son rincones preciosos para disfrutar de la naturaleza, la calma y la puesta de sol.

Con la llegada del invierno, la ciudad se ve envuelta por maravillosas brisas y vientos que hacen que disfrutar al aire libre del ocio nocturno y la gastronomía de la ciudad sea todavía más placentero. Las cafeterías Farzi Cafe y Urth Cafe ofrecen un ambiente muy animado.

Si lo que busca es una noche de euforia 5 estrellas, le invitamos a cenar en los restaurantes Nobu, Suhail, Hualan o Mamo. Grandes de la gastronomía.

Nada de sentir culpa: solo cuidando de sí misma y regalándose tiempo para disfrutar podrá ofrecer su mejor versión como mujer, madre, esposa e hija.